España-Francia: Deschamps, el triunfo del pragmatismo

El exjugador de la Juventus intenta

reconstruir la selección francesa con

juventud, músculo y muchas dosis de disciplina

España-Francia: Deschamps, el triunfo del pragmatismo

 

Tanto en su etapa de jugador como en el papel de entrenador Didier Deschamps, seleccionador francés, se ha distinguido por su afán constante por la victoria con un método claramente conservador del que se impregnó en su estancia en Italia, en la Juventus de Turín. Desde esa época, todos los equipos por los que ha pasado han adquirido la fuerte personalidad del centrocampista cerebral, del entrenador exigente y la del pragmático inconformista del fútbol que en esencia es.

Didier Deschamps (Bayona, 1968) heredó en julio de 2012 el testigo de Blanc en una deprimida selección francesa. Su predecesor intentó reconducir sin fortuna el desastre que propició Doménech en un vestuario lleno de egos, pero su pobre apuesta futbolística en la Eurocopa y el conflicto con Nasri, (al que Deschamps todavía no ha convocado), le hicieron fracasar.

El nuevo técnico llegó con la misión de reconstruir con mano de hierro un equipo poco disciplinado que había perdido su identidad y sus referentes futbolísticos en los últimos años. Una nueva filosofía, más agresiva y consistente; un nuevo sistema, más conservador; y la incorporación de varios jóvenes para renovar el equipo han sido sus primeras decisiones.

Su fuerte carácter lo demostró desde su llegada. Primero cambió a la pareja de centrales que había utilizado más veces Blanc (Rami, Koscielny) por dos jóvenes promesas: Mapou Yanga-Mbiwa (Montpellier) y Mamadou Sakho (PSG), de 23 y 22 años, respectivamente.

Después nutrió el medio del campo de más músculo. Deschamps ha situado junto al medio centro, normalmente M’Vila, y al jugador más técnico, Yohan Cabayé, a un hombre con músculo y potencia. Su misión es trabajar en la contención pero a la vez pisar el área rival con peligro. Diaby y Capoué son sus dos preferencias para un puesto que parece fundamental en el equipo. Ambos han abierto el marcador en los dos partidos que ha ganado Deschamps ante Finlandia (0-1) y Bielorrusia (3-1).

Ante Japón, en el último encuentro, sufrió su primera derrota y rompió una de sus máximas: “Si no puedes ganar, no pierdas”. En todos sus equipos siempre ha apostado por la victoria antes que por el juego bonito e incluso alguna ocasión ha llegado a afirmar: “¿Qué es mejor: jugar o ganar? Quien gane siempre tiene la razón”.

La verdadera prueba de si sus jugadores han comprendido esta nueva filosofía será ante España, la que él considera como “la mejor selección de la historia”. El encuentro será seguramente prematuro para un equipo con muchas novedades, pero los de Del Bosque no deben confiarse.

Deschamps ha llevado a la cumbre a todos los equipos a los que ha entrenado. En Mónaco sólo el Oporto de Mourinho le impidió alzarse con la Champions en 2004. Un año después devolvió a la Juventus a la Serie A y en su etapa en el Olympique de Marsella logró un título de Liga, que llevaban 18 años sin celebrar.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/deportes/futbol/20121016/54353080602/espana-francia-deschamps-el-triunfo-del-pragmatismo.html#ixzz29SNtSIpq
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: