“Si sigue con XP su equipo será mucho más vulnerable”

El presidente de Windows en España, Fernando Calvo insiste en la necesidad de “migrar a sistemas más actuales” como Windows 7 o Windows 8

“Cuando lanzamos XP en 2001, el porcentaje de gente que se conectaba regularmente a internet era alrededor del 10%, hoy es de un 80%”

Microsoft pone hoy fin a XP. El gigante del software cierra así una etapa que comenzó en 2001 con la presentación del sistema operativo por parte de Bill Gates -su cofundador- en una puesta de largo en la que aseguraba que estaban ante “el sistema más importante hasta la fecha”. Más de diez años después y tras haberse convertido en uno de los productos más exitosos de Microsoft, la compañía no mata a su creación pero deja de darle soporte tratando de fomentar la migración a sistemas operativos más nuevos, como Windows 7 oWindows 8.

Pese a venir anunciando desde 2007 que en 2014 terminarían las actualizaciones y parches de seguridad para XP, la fecha llega con más de un 20 por ciento de los equipos en nuestro país funcionando todavía con este sistema operativo, que lleva más de una década de servicio a sus espaldas. La compañía alerta de los riesgos de mantenerse y de las ventajas del cambio, resaltando la razón de ser de las actualizaciones y la conveniencia de un software más acorde al momento actual. Hablamos de todo ello con el presidente de Windows en España, Fernando Calvo.

La muerte de XP era ya una crónica de una muerte anunciada desde hace años pero el proceso de migración a otros sistemas ha sido muy lento. Todavía hay un porcentaje significativo de usuarios que siguen usándolo, ¿no?

XP fue lanzado en 2001, el ciclo de vida de soporte normal de un sistema operativo de Microsoft es de 10 años. A partir del año 2007 es cuando nosotros empezamos a comunicar de una forma más pro activa la fecha de fin de XP. Llevamos por lo menos 7 años comunicándolo a nivel de usuario doméstico y también a nivel de usuario profesional y empresas. Aproximadamente al día de hoy el 20% de los equipos, alrededor de 4 millones, sigue funcionando con XP. De esos,  3 millones están en hogares y el otro millón en el mundo de empresas, en su gran mayoría en el ámbito de la pequeña empresa.

¿La gran empresa ha llevado mejor todo el proceso?

Sí. Son entornos más gestionados a nivel tecnológico, con mayor planificación.

¿Qué ocurrirá a partir de la fecha en que dejará de tener soporte?

Lo primero que hay dejar claro es que el equipo a partir del 8 de abril sigue arrancando y funcionando con aparente normalidad, el sistema no muere. Lo que ocurre cuando una empresa o un usuario no cambia de sistema es que dejará de recibir las actualizaciones de seguridad de Microsoft, por tanto, ese equipo es un equipo más vulnerable a ataques que un ordenador que corre un sistema operativo que está soportado. Además de este riesgo de seguridad está el de compatibilidad de aplicaciones o periféricos de hardware. Muchos desarrolladores o fabricantes de periféricos dejaran de dar soporte también a productos que fueron pensados para XP.

Desde Microsoft se insiste en la idea de que el coste de no cambiar de sistema puede ser mucho mayor a  la inversión puntual del momento, ¿es realmente así?

Hay estudios que calculan que un arreglo promedio de un equipo puede rondar los 300 €. Ahora te encuentras con PCs nuevos por ese precio. ¿Qué sentido tiene que yo me quede con un ordenador viejo con el que también voy a tener problemas de hardware cuando por ese precio moderado –nada que ver con lo que costaba un equipo en la época de XP- puedes comprar un dispositivo nuevo?

Un equipo más vulnerable puede disparar costes difíciles de cuantificar, como el efecto de algunos virus informáticos, el ataque a información privada de una empresa… ¿Qué coste tiene eso? Enorme. O a nivel de un hogar la pérdida de las fotos personales.

¿También problemas de competitividad?

Sí, también los hay. Los países nórdicos por ejemplo el 20% de equipos que tenemos con XP no llega al 10%. Dejando a un lado los costes de quedarse están los beneficios de cambiarse. El hecho de que tenga un arranque más rápido, un menor consumo de energía, más seguridad, acceso a aplicaciones modernas, a la última versión del navegador, más posibilidades de búsqueda o de trabajo multitarea…

¿Las nuevas versiones añaden muchas ventajas a un usuario medio?

Los nuevos sistemas operativos están pensados para el momento actual, por ejemplo Windows 8 está pensado para el mundo táctil –combinando también el teclado- y también está conectado a la nube.  Cuando lanzamos XP en 2001, el porcentaje de gente que se conectaba regularmente a internet era alrededor del 10%, hoy es de un 80%. Eso cambia los hábitos de uso y las exigencias, lo que esperas de un sistema.

Si la gente se resiste al cambio también será por el éxito de XP…

Eso es como cuando tienes un coche viejo y estás contento con cómo funciona hasta el momento en que pruebas un coche nuevo. Ahí tenemos que seguir nuestra labor de dar a conocer los beneficios de un sistema operativo más actual.

También hay mucha gente que piensa que cada cambio de sistema y el dejar de dar soporte a los viejos es una operación para forzar la compra de software nuevo y también en muchos casos de hardware. ¿Qué les diría?

Que hay que mirarlo desde otra perspectiva. Vivimos en un mundo de recursos limitados. Llega un momento en el que dices, ¿tiene sentido que siga invirtiendo recursos en crear parches para un sistema operativo que está obsoleto? Es mucho mejor dedicarlos al desarrollo de nuevas soluciones que van a dar más valor al usuario y más productividad. No se puede estar siempre parcheando y manteniendo algo que ya está obsoleto.

¿Y confiar en actualizaciones de seguridad de terceros?

Lo que Microsoft desarrolla y distribuye es una mezcla entre actualizaciones proactivas –las que desarrolla cuando descubre una vulnerabilidad antes de que sea conocida por terceros- y reactivas, que incluyen parches de seguridad para ataques que se han producido. A partir del 8 de abril (hoy), no se va a dar ninguna de ellas, por lo tanto cualquier solución de seguridad de terceros es recomendable y es mejor que nada, pero estás soluciones no van a ser proactivas, como lo son las de Microsoft. Cuando llega el parche el daño puede estar hecho en aquellas máquinas que ya hayan sido infectadas por software malintencionado.

Se habla de consejos de seguridad para evitar problemas al no tenerlas. Como utilizar un navegador actualizado, evitar la descarga de archivos…

Si aíslas el ordenador, evidentemente no tendrás problemas. Es como quien no quiere coger un catarro, no lo cogerá si no sale de su burbuja.

¿Por dónde pasa su recomendación al usuario?

Nuestra recomendación número uno es migrar a un sistema operativo moderno. La segunda derivada de esa recomendación, si es un SO moderno, es si es un entorno Windows pasar a Windows 7 o 8. Sistemas operativos ágiles, superfiables… Si bien es verdad que Windows 8 añade muchas más funcionalidades .

¿También otros sistemas alternativos?

Nosotros de una versión a otra siempre buscamos que haya la mayor compatibilidad posible. Un usuario que piensa migrar a otra plataforma, digamos una plataforma de código abierto, lo puede hacer, pero es un usuario que va tener que enfrentarse a una curva de aprendizaje importante y estar expuesto a situaciones a las que no estaba expuesto. El usuario de XP no quiere tener problemas y por eso se ha quedado. No suele ser un usuario muy curioso a nivel de tecnología que siempre está buscando lo último.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: