El Papa exige que “cesen todas las guerras”

El Papa Francisco en el Via Crucis

Recuerda a enfermos, secuestrados, emigrantes e “indefensos” y pide derrotar “el flagelo del hambre”

ROMA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) –

El Papa ha exigido que “cesen todas las guerras, toda hostilidad pequeña o grande, antigua o reciente” durante el Mensaje Pascual, tras la Misa de Resurrección celebrada este domingo en la Plaza de San Pedro ante miles de fieles.

Así, Francisco ha clamado por la paz en Siria, Irak, República Centro Africana, Nigeria, Sudán del Sur, Venezuela o Ucrania en un Mensaje Pascual que ha puesto fin a los ritos de la Semana Santa.

El Papa ha exigido que “cuantos sufren las consecuencias del conflicto” en Siria “puedan recibir la ayuda humanitaria necesaria; que las partes en causa dejen de usar la fuerza para sembrar muerte, sobre todo entre la población inerme, y tengan la audacia de negociar la paz, tan anhelada desde hace tanto tiempo”.

En una Plaza de San Pedro decorada para la ocasión con miles de flores regalo de floricultores holandeses, también ha pedido consuelo para “las víctimas de la violencia fratricida en Irak” y ha hecho referencia a las “esperanzas que suscitan la reanudación de las negociaciones entre israelíes y palestinos”.

En la misma linea, ha reivindicado “que se ponga fin a los enfrentamientos en la República Centroafricana” al tiempo que ha exigido que “se detengan los atroces ataques terroristas en algunas partes de Nigeria y la violencia en Sudán del Sur”.

Francisco también se ha referido en su Mensaje Pascual a Venezuela y ha pedido “que los ánimos se encaminen hacia la reconciliación y la concordia fraterna”.

Asimismo ha exhortado, tras la celebración de la solemne misa de Pascua, a  todas “las partes implicadas” en el conflicto en Ucrania, “apoyadas por la Comunidad internacional, lleven a cabo todo esfuerzo para impedir la violencia y construir, con un espíritu de unidad y diálogo, el futuro del país”.

Por otro lado, Francisco ha pedido que puedan ser “curados” los afectados por la “epidemia de Ébola en Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia”, y “aquellos que padecen tantas otras enfermedades”, al tiempo que ha denunciado que esa enfermedad se difunde a causa de la “incuria” y de la “extrema pobreza”.

El Papa ha implorado consuelo para todos los que no pueden celebrar la Pascua con sus seres queridos, “por haber sido injustamente arrancados de su afecto” y ha recordado a sacerdotes y laicos “secuestrados en diferentes partes del mundo”.

El Pontífice también ha pedido a Dios que conforte “a quienes han dejado su propia tierra para emigrar a lugares donde poder esperar en un futuro mejor, vivir su vida con dignidad y, muchas veces, profesar libremente su fe”.

En un emotivo mensaje, ha pedido ayuda a Dios para “derrotar el flagelo del hambre, agravada por los conflictos y los inmensos derroches de los que a menudo” se es “cómplice”. Además, ha rezado para que el mundo esté dispuesto “a proteger a los indefensos, especialmente a los niños, a las mujeres y a los ancianos, a veces sometidos a la explotación y al abandono”.

EL AMOR VENCE AL ODIO

El Papa ha recordado que, en Jesús, “el Amor ha vencido al odio, la misericordia al pecado, el bien al mal, la verdad a la mentira, la vida a la muerte”, al tiempo que ha manifestado que en toda situación humana, marcada por la “fragilidad, el pecado y la muerte”, la Buena Nueva no es sólo una palabra, sino “un testimonio de amor gratuito y fiel”. “Es un salir de sí mismo para ir al encuentro del otro, estar al lado de los heridos por la vida, compartir con quien carece de lo necesario, permanecer junto al enfermo, al anciano, al excluido”, ha clamado.

En este punto, ha insistido en que “el amor es más fuerte, el amor da vida, el amor hace florecer la esperanza en el desierto” y ha recordado que el anuncio de Resurreccion de Jesus por parte  del ángel a las mujeres “resuena en la Iglesia esparcida por todo el mundo” porque es “la Buena Noticia por excelencia”.

Durante la Misa de Pascua se ha cantado ante el Pontifice  el “Stichi y Stichirà”, canto pascual de la liturgia bizantina ya que este año tambien es Pascua para la Iglesias cristianas orientales.

URBI ET ORBI

Posteriormente, durante la impartición de la Bendición Urbi et Orbi, el Papa ha señalado que la Resurección de Jesús es la base de la “fe” y de la “esperanza” y que “si Cristo no hubiera resucitado, el cristianismo perdería su valor” ya que “toda la misión de la Iglesia se quedaría sin brío”.

Por ello, ha destacado que el mensaje que los cristianos llevan al mundo es que “Jesús, el Amor encarnado, murió en la cruz por nuestros pecados, pero Dios Padre lo resucitó y lo ha constituido Señor de la vida y de la muerte”.

Este lunes, el Papa volverá a la Plaza de San Pedro para rezar a mediodía el Regina Coeli, que sustituye al ángelus en el tiempo de Pascua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: