Cuando el territorio importa más que una vida

LAS GRABACIONES a las que ha tenido acceso este periódico entre la médico del 112 y la madre de Anne Ganuza, la niña de tres años que falleció de varicela por no poder disponer de una ambulancia, evidencian que para el servicio telefónico dependiente del Gobierno vasco fue más determinante el hecho de que la niña viviese en otra comunidad autónoma que la gravedad de su enfermedad. Contrariamente a lo que declaró el consejero vasco de Salud, Jon Darpón, la pequeña no fue atendida porque llamaba desde La Puebla de Arganzón, localidad que pertenece al condado burgalés de Treviño, aunque geográficamente está en la provincia de Álava. «Os corresponde Treviño. Nosotros desde aquí médico no te podemos enviar», repitió la coordinadora de Emergencias en Vitoria que atendía el 112 y que ya ha sido expedientada. Una cuestión burocrática, producto del desbarajuste autonómico que los partidos se resisten a reformar, ha costado la vida de una niña, una situación que debería avergonzarnos a todos como sociedad y que obliga a que sean depuradas todas las responsabilidades. No puede ponerse en juego la salud ciudadana a costa de mantener un sistema sanitario fragmentario que ya ha demostrado su ineficacia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: