El tribunal impide que el juez Silva bloquee su juicio por presunta prevaricación

  • Advierte a su abogado de posibles responsabilidades disciplinarias y penales

La Sala que juzga al magistrado Elpidio Silva por un delito continuado de prevaricación ha impedido esta mañana de modo firme que el acusado paralice la celebración de la vista.

Silva, acusado de tomar resoluciones injustas a sabiendas cuando instruyó unas diligencias contra el ex banquero Miguel Blesa, ha llegado al Tribunal Superior de Madrid con 15 minutos de retrasorespecto a la hora a la que los jueces le habían citado.

Ayer, primer día del juicio, su abogado, Cándido Conde-Pumpido Varela, renunció a la defensa al no conseguir que la Sala anulara el procedimiento. El letrado dijo que había “fallado” en su “pronóstico” porque le había asegurador a su cliente que las cuestiones previas serían estimadas y el juicio no se celebraría.

El presidente del tribunal, Arturo Beltrán, ha comunicado esta mañana que un abandono de la defensa basado en ese motivo “no está previsto en la ley”, por lo que la Sala lo considera “injustificado“.

El magistrado ha recordado que, como el letrado sabe, el 99% de las cuestiones previas que se plantean en los juicios no prosperan y ha explicado que no puede aceptarse un planteamiento consistente en que “si no se consigue la suspensión del juicio mediante la nulidad, se consigue mediante la renuncia del abogado”.

Beltrán ha añadido que las leyes “exigen que los derechos se ejerciten de buena fe” y obligan a rechazar “las pretensiones abusivas”. Además, ha apercibido de manera contundente a Conde-Pumpido de la posibilidad de incurrir en responsabilidades disciplinarias e incluso penales si insistía en paralizar el juicio.

Protesta del defensor

El defensor ha formulado su protesta, considerando que la decisión del tribunal le “coacciona” y “atenta” contra su estatuto profesional, y que la “amenaza” de acciones penales “supone un ataque completamente inaceptable a la libertad de ejercer o no ejercer la defensa”.

“Igual que un médico no puede operar sin condiciones de higiene, un abogado no puede ejercer la defensa si no se dan las circunstancias para hacerlo“, sostuvo Conde-Pumpido, que ha añadido que, en cualquier caso, “la última palabra es del señor Silva, que es el que decide quién le defiende o no”.

El presidente de la Sala ha parado en seco la deriva del letrado. “El señor Silva no va a hablar porque la última palabra la tiene el tribunal y el juicio continúa“. En ese momento Silva se ha enzarzado en una discusión con el tribunal insistiendo en que renuncia a su letrado.

“Usted no suspende el juicio, lo puede suspender sólo el tribunal y por las causas tasadas por la ley”, ha zanjado Beltrán entre las protestas del acusado y de una parte de la veintena de ciudadanos que asisten al juicio.

Tras la suspensión del juicio durante unos minutos a petición de Conde-Pumpido para despachar con su cliente, el acusado se acogió a su derecho a no contestar a ninguna pregunta y la sesión se ha levantado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: