La ONU denuncia una masacre étnica en Sudán del Sur

El organismo afirma que las fuerzas opositoras mataron a cientos de civiles después de determinar su etnia o nacionalidad cuando fueron capturados en Bentiu

Masacre étnica en Sudán del Sur

Madrid. (EP).- La ONU ha denunciado este lunes que las fuerzas opositoras de Sudán del Sur mataron a “cientos de sursudaneses y civiles extranjeros” después de determinar su etnia o nacionalidad cuando fueron capturados en Bentiu la semana pasada. La ONU también ha pedido que se deje de atacar a los civiles “inocentes y desarmados”.

La Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS, según sus siglas en inglés), ha condenado las matanzas, que además incluyeron ataques a un hospital, una mezquita, una iglesia y las instalaciones de un campo de alimentos de la ONU.

El oficial a cargo de la UNMISS, Raisedon Zenega, ha condenado estos actos y a ha asegurado que “estas atrocidades deben ser completamente investigadas y sus autores y responsables deben cargar con las consecuencias”.

Zenega también ha instado al opositor Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLA), y a las tropas del Gobierno a respetar el Acuerdo de Cese de las Hostilidades que firmaron en enero.

Según las estimaciones, durante los dos últimos meses cientos de personas han sido asesinadas por las luchas que empezaron a mediados de diciembre como una disputa entre el presidente, Salva Kiir, y su antiguo vicepresidente, Riek Machar.

La misión también denuncia el uso del discurso del odio por la radio “al declarar que ciertos grupos étnicos no deberían estar en Bentio e incluso incitar a los hombres de una comunidad a cometer violencia sexual como venganza contra las mujeres de otra comunidad”.

Los ataques tuvieron lugar entre el 15 y el 16 de abril, en el mismo periodo de tiempo que la UNMISS sacaba a cientos de civiles, algunos heridos, que habían estado refugiados en lugares entre Bentiu y Rubkona. La Misión de la ONU protege actualmente a más de 12.000 civiles en su base y a más de 60.000 alrededor del país.

En el hospital de Bentiu, varios hombres, mujeres y niños de etnia nuer fueron asesinados el 15 de abril por esconderse y rechazar unirse a otros Nuers que habían salido a animar a los miembros del SPLA cuando entraron en la ciudad. “Los individuos de otras comunidades de Sudán del Sur, así como de Darfur, fueron específicamente perseguidos y asesinados en el hospital” ha confirmado la UNMISS en un comunicado este lunes. Según la Misión de la ONU en Sudán del Sur, el SPLA también entró en la mezquita de Kali-Ballee, donde los civiles se habían refugiado.

Allí separaron a la gente por nacionalidades y grupos étnicos y mataron a algunos de ellos. “Más de 200 civiles fueron supuestamente asesinados y alrededor de 400 resultaron heridos en la mezquita”, ha dicho la UNMISS.

En una iglesia católica y en las instalaciones desocupadas del campo de alimentos, los soldados del SPLA repitieron el mismo procedimiento: preguntaron a los civiles quiénes se habían refugiado allí para identificarlos por etnias de origen y nacionalidades.

De esta manera, procedieron a su selección y mataron a varios de ellos. En una entrevista a la Radio de la ONU, el portavoz de la UNMISS, Joseph Contretras, ha afirmado que junto con la condena del baño de sangre en Bentiu, la Misión desaprueba el discurso de odio y la incitación a la violencia como algo “especialmente lamentable y desafortunado, dado lo que ocurrió en Ruanda hace 20 años, cuando las estaciones de radio se utilizaron para retransmitir mensajes de odio” que encendieron la tensión y desencadenaron una matanza étnica en el país.

Aunque es difícil establecer una conexión directa entre los mensajes de odio y la violencia que estalló el 15 de abril, “como mínimo, la emisión de estos mensajes envenena todavía más el clima político y social de esta parte de Sudán del Sur y polariza más los importantes grupos étnicos de la región”.

“Hemos estudiado la retransmisión de los mensajes de odio de manera regular desde que estalló la crisis y hemos apelado a relevantes autoridades locales y nacionales para que tomen todas las medidas necesarias para evitar la difusión de estos mensajes” asegura Contreras. El portavoz de la UNMISS también ha puesto una nota positiva en su declaración, ya que algunos de los comandantes de la oposición que habían capturado en Bentiu la semana pasada habían retransmitido mensajes de unidad y llamaban al fin del tribalismo en Sudán del Sur. Desafortunadamente, estos llamamientos a la razón han tenido que competir con mensajes “basados en el puro odio étnico”.

La UNMISS espera que cuando las delegaciones para la negociación se reúnan el 23 de abril en Adis Abeba, la capital de Etiopía, la nueva ronda de las conversaciones de paz pueda llevar a un acuerdo político más completo.

“Claramente, el Acuerdo de Cese de las Hostilidades firmado hace tres meses se ha violado en repetidas ocasiones por las fuerzas leales de ambos bandos y es una fuente de preocupación y una consternación considerable para la UNMISS que estas violaciones continúen”, a pesar de las repetidas llamadas desde Naciones Unidas y desde la comunidad internacional para que ambas partes cumplan escrupulosamente el acuerdo con el que las dos firmaron.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: