La dimisión del primer ministro acentúa la incertidumbre política y económica en Ucrania

Arseni Yatseniuk se despide del cargo acusando a sus socios en la coalición de provocar una crisis “de forma artificial”

Volodomir Groysman, presidente del Parlamento, será propuesto para el cargo mientras se recrudece la guerra y la crisis económica

La dimisión del primer ministro acentúa la incertidumbre política y económica en Ucrania

No pudo cumplir con sus promesas, ni las realizadas a la ciudadanía de su país, ni a la colección de estados occidentales que respaldaron la rebelión de hace dos años contra el prorruso Víktor Yanukóvich. El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, ha anunciado este domingo su dimisión tras dos meses de presiones procedentes de sus exsocios de la coalición gubernamental, que le exigían que abandonara el cargo aludiendo falta de eficacia en implementar reformas económicas y timidez en la lucha contra la corrupción. La prolongada crisis de Gobierno que padece Ucrania, que está mermando la fe depositada por la UE,Washington y las instituciones financieras internacionales en las autoridades emergidas de la revolución de Maidán, se ha cobrado otra víctima.

Yatseniuk ha dicho adiós durante una intervención televisada dedicando amargas palabras a sus socios en la coalición gubernamental. Según el mandatario, la crisis de Gobierno que ha precipitado su caída ha sido creada de forma “artificial“. “El deseo de quitar a un hombre -ha continuado el dimitido jefe del Gobierno-ha cegado a los políticos y ha paralizado su voluntad de verdaderos cambios”. Su figura ya había sido puesta en entredicho en febrero, cuando presentó su renuncia su ministro de Economía, Aivaras Abromavicius, aludiendo trabas en la lucha contra la corrupción, -una de las razones que empujó a los ucranianos a las calles en el 2013 y 2014- y más tarde, cuando, pese a superar una moción de censura, vio cómo la mayoría de los diputados censuraba su gestión.

VLADÍMIR GROYSMAN, PROPUESTO PARA EL CARGO

Tal y como ha dado a entender el propio Yatseniuk, el hombre que le sustituirá en el cargo es el actual presidente de la Rada (Parlamento unicameral) Volodomir Groysman, un hombre considerado muy próximo al actual presidente, Petró Poroshenko, al que el partido del dimitido primer ministro, el Frente Popular, dará su apoyo. “Hay una cosa que no se puede permitir: la desestabilización del poder Ejecutivo en tiempos de guerra; y esta perspectiva será inevitable tras la dimisión si no se elige rápidamente un nuevo Gobierno”, ha justificado. Algunas voces, no obstante, advirtieron del poder que acumulará en sus manos la figura del jefe del Estado. “Solo el tiempo dirá si (Poroshenko) utilizará este poder en beneficio de Ucrania”, ha declarado el diputado Anton Gerashchenko.

Artseniuk, un hombre fervientemente contrario a la influencia rusa en su país, asumió el cargo en el 2014 autocalificándose de “kamikaze” dispuesto a poner en marcha las impopulares reformas exigidas por Washington, la UE y el Fondo Monetario Internacional para respaldar financieramente al Ejecutivo prooccidental emergido del Euromaidán. En su lista de logros, se encuentra su política de rigor presupuestario, incluyendo un alza en las tasas comunales, lo que permitió el desbloqueo de algunos créditos. La mayoría de los diputados de la Rada, sin embargo, le culpa de lentitud en la puesta en práctica de reformas y de falta de decisión en el combate contra la corrupción, la verdadera lacra en esa república exsoviética.

De recabar el apoyo del Parlamento, en el que tendrá una exigua mayoría, Groysman asumirá el cargo con importantes desafíos: el FMI ha amenazado con cortar la ayuda financiera si no acelera la implementación de reformas económicas, mientras el PIB del país se encuentra en caída libre, con un 12,5% de decrecimiento en el 2015, y mientras en el este se libra una guerra que, según cifras oficiales, ha provocado 9.000 muertos y que el alto el fuego en vigor desde el año pasado no ha logrado apagar. En los últimos meses se ha registrado un incremento de la actividad bélica en torno aLugansk y Donetsk, los feudos de los rebeldes prorrusos. El sábado, un equipo de la misión de la OSCE fue tiroteado mientras patrullaba a 50 kilómetros al sur de Donetsk. Además, no hay visos de que vaya a implementarse a corto plazo el punto principal de dichos acuerdos: el control internacional de la frontera ruso ucraniana, por donde penetra la ayuda militar y logística que Moscú proporciona a los alzados prorrusos.

Fuente: El Periodico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: