La Renta Básica Universal finlandesa, encallada en su propia Constitución

Finlandia lleva meses planteando una renta básica universal, de...

El principal escollo para comenzar con el experimento, que validaría un modelo de renta básica en la práctica, es de carácter constitucional: dar una renta a varias muestras poblacional es escogidas de forma aleatoria atentaría contra la igualdad ciudadana. El grupo investigador reclama retoques legales para poder proseguir.

El primero de los informes sobre la reforma en el instituto de la Seguridad Social finlandesa (KELA, por sus siglas en finés) fue entregado el pasado día 30 de marzo a la ministra de Salud y Asuntos Sociales, Hanna Mantyla, según informó la institución en su página web.

El informe analiza los distintos modelos que podrían ser aplicados en el país nórdico para hacer frente a los próximos estoques de la crisis económica. El debilitamiento del sector tecnológico y maderero, mercados clave en la economía finlandesa, ya se traduce en reajustes masivos de plantilla en empresas insignia, como el anunciado por Nokia la pasada semana.

Las opciones

La gama de opciones a meditar por parte del gobierno comienza con unarenta básica ‘pura’ de 1000 euros al mes para cada ciudadano con permiso de residencia. Esta opción exige una reestructuración completa del sistema de prestaciones, simplificando y homogeneizando tanto la fórmula de contribución como la manera de gestionar los repartos. El triunfo de esta renta universal pasaría por lograr un equilibrio entre las tasas y la cuantía de la pensión, para así fomentar la actividad y no desincentivar, por tanto, la búsqueda de empleo.

Una opción mucho menos costosa, y que exigiría una reforma parcial del sistema, consiste en la creación de otra pensión universal, inferior a 800 euros mensuales por beneficiario.

Uno de los puntos positivos de esta fórmula, justifican los sociólogos, es la posibilidad de que los ciudadanos puedan dedicarse a labores de voluntariado sin miedo a perder la prestación por desempleo. La reducción parcial de la burocracia es otra de ellas.

Basándose en experiencias e ideas provenientes de otros países, los investigadores también ponderaron los pros y los contras de un impuesto negativo sobre la renta: fácil, según este estudio, de justificar políticamente por la reducción del gap de pobreza, pero sin embargo poco realista, dado que no existen formas de registrar las rentas reales de cada individuo de manera inequívoca y veraz, tal y como señalan los ponentes.

Otra de las fórmulas pasaría por el crédito universal, un método popular en países como Chile y cuya eficacia ya se estudió en Reino Unido.

Problemas constitucionales

Con este informe los investigadores entregan el testigo al Gobierno finlandés, que al inicio de su legislatura se comprometió a hacer los cambios legales necesarios para llevar a cabo esta nueva forma de entender la seguridad social.

Así, el grupo alerta de que “existen una serie de problemas legales y constitucionales asociados a la designación del experimento, que el informe estudia extensamente”.

Según confirma el think tankTänk, otra de las instituciones implicadas en el informe, “una de las grandes limitaciones del estudio está relacionada con la garantía de igualdad de trato que ofrece la Constitución”.

Este escollo legal no es menor, puesto que para llevar a cabo esta prueba es necesario que dos grupos de población, escogidos aleatoriamente, reciban una renta garantizada de entre 400 y 700 euros mensuales durante un período dos años. La muestra estaría compuesta por un total de 8.000 personas de entre 18 y 62 años de edad, aseguran los investigadores.

El Gobierno de Finlandia deliberará sobre esta cuestión a lo largo de este curso. La previsión es que el 15 de noviembre haya sobre la mesa un proyecto para ser aplicado durante los dos próximos años .

“De idea a experimento”

Juha Sipilä se convirtió en primer ministro de Finlandia el 25 de mayo de 2015. Cogía las riendas de una nación que lleva años enfriándose por la sombra de la crisis, con sus sectores bandera en recesión y su principal socio comercial, Rusia, exhausto tras los problemas con el rublo y los bajos precios del petróleo.

Una tormenta perfecta que el nuevo gobierno liberal, encarnado en el Partido del Centro, piensa resolver al modo finlandés. Una de las primeras medidas fue el encargo, por parte del ejecutivo, de un estudio sobre el terreno que permitiera “armonizar el sistema de la seguridad social a los cambios en la naturaleza del mercado de trabajo”.

La intención es redefinir la gestión del instituto de la Seguridad Social para instaurar, de cara a 2020, una estructura sostenible que formalice la puesta a disposición del ciudadano de una serie de prestaciones de carácter universal, individual e incondicional.

Fuente: Expansion

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: