Corinna, otra persona de confianza de Juan Carlos I en los papeles de Panamá

La ‘amiga’ del rey emérito intentó vender, a través de Mossack Fonseca, acciones a una sociedad de Islas Vírgenes Británicas usando como intermediaria una ubicada en Gibraltar

La infanta Pilar de Borbón también tuvo relaciones con una empresa offshoreque coincidieron en el tiempo con el reinado de su hermano Juan Carlos

El rey saluda a su amiga Corinna Sayn-Wittgenstein durante un acto en 2006 / Foto: EFE/DPA

Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la princesa amiga del rey emérito Juan Carlos, también aparece en los ‘papeles de Panamá’. Según han anunciado La Sextay El Confidencial este martes, Corinna intentó vender, a través del despacho Mossack Fonseca, acciones a una sociedad de Islas Vírgenes Británicas usando como intermediaria una ubicada en Gibraltar. La operación no pudo llevarse a cabo por problemas burocráticos.

El contrato tenía como dirección la empresa londinense Boss&Co Gunmaker, la firma que organizaba cacacerías y que, según apunta El Confidencial, organizó la luna de miel de los actuales monarcas, Felipe y Letizia.

La presencia de Corinna zu  Sayn-Wittgenstein es la segunda del entorno más cercano del rey emérito Juan Carlos tras la aparición de la infanta Pilar de Borbón. La hermana del rey figura como presidenta en una sociedad panameña “Delantera Financiera” desde 1974 en la que también figura como secretario su marido, Luis Gómez-Acebo. Desde 1993 ninguno de los dos figura ya como administrador de la firma, que pasó a ser intermediada por el prestigioso bufete español de abogados, Gómez- Acebo y Pombo, fundado por el cuñado de la tía del rey. La sociedad se disolvió en 2014 teniendo como administrador al primo del rey (hijo de Pilar), Bruno Gómez Acebo, según afirman estos medios.

Una offshore paralela al reinado de Juan Carlos

La sociedad se funda en 1969 y Pilar de Borbón se hace con la presidencia de la sociedad en 1974, cuando el dictador Francisco Franco estaba ingresado por una flebitis y por primera vez el rey Juan Carlos I tomaba las riendas de la Jefatura del Estado de forma provisional. La sociedad se cerró apenas cinco días después de la proclamación del rey Felipe.

Tener una sociedad en un paraíso fiscal no es un delito en sí mismo. Sí lo es no declarar ante el fisco español el patrimonio recogido en estas empresas que es opaco a los ojos de España. Los medios que recogen la información aseguran que no han recibido respuesta por parte de la tía del rey sobre el uso y la transparencia de estas sociedades.

Fuente: El Diario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: