El Papa Francisco: “Sueño con una Europa en la que ser inmigrante no sea delito”

El pontífice ha aceptado el galardón como gesto para animar a Europa “a trabajar por la paz” mientras se habla de “una guerra mundial a trozos”

Los presidentes de los tres principales instituciones de la Unión Europea entregan el premio. El Rey de España también acude a la ceremonia

Al Papa Francisco no le importó que las instituciones europeas le galardonaran este viernes con el Premio Internacional Carlo Magno. Ni que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el del Parlamento, Martin Schulz, el del Consejo, Donald Tusk, y otras autoridades como el rey de España, Felipe VI y la canciller alemana, Angela Merkel, se desplazaran expresamente al Vaticano para entregarle tal distinción. El pontífice siempre se ha negado a cualquier premio por principio, pero éste lo aceptó de manera excepcional para que “Europa se comprometa por la paz”.

El Papa aprovechó la entrega del galardón en el Vaticano para abroncar duramente a la Unión Europea, que era quien lo premiaba. “Sueño con una Europa en que ser inmigrante no sea delito, sino una invitación a un mayor compromiso con la dignidad de todo ser humano”, dijo, emulando en cierta manera a Martin Luther King y lanzando un mensaje claramente crítico contra la política migratoria de la Unión Europea.

De hecho, el discurso del pontífice fue un constante rapapolvo a la decisión europea de dar la espalda a los refugiados, y no faltaron referencias a la intención de levantar muros o firmar acuerdos para frenar la llegada de inmigrantes. “Aquella atmósfera de novedad, aquel ardiente deseo de construir la unidad, parecen estar cada vez más apagados”, advirtió Francisco. Incluso lamentó que Europa se esté convirtiendo cada vez más egoísta: “Nosotros, los hijos de aquel sueño, estamos tentados de caer en nuestros egoísmos, mirando lo que nos es útil y pensando en construir recintos particulares”, fueron sus palabras literales.

No satisfecho con eso, el Papa insistió en la misma idea: “Una Europa tentada de querer asegurar y dominar espacios más que de generar procesos de inclusión y de transformación”, describió así el pontífice cómo es la Europa actual. Y añadió: “Una Europa que se va atrincherando en lugar de privilegiar las acciones que promueven nuevos dinamismos en la sociedad”.

“¿Qué te ha sucedido Europa humanista, defensora de los derechos humanos, de la democracia y de la libertad?”, preguntó Francisco, tirando por tierra los parlamentos de las autoridades europeas que intervinieron antes que él en la ceremonia de entrega del premio y que habían destacado que esos son los valores que siempre han caracterizado a la Unión Europea.

Jorge Mario Bergoglio rompió una lanza a favor de la integración. “El tiempo nos enseña que no basta solamente la integración geográfica de las personas, sino queel reto es una fuerte integración cultural“, sostuvo, haciendo alusión de nuevo de forma implícita a la inmigración.

Asimismo, resaltó la importancia del “diálogo”. “La cultura del diálogo implica un auténtico aprendizaje, una ascesis que nos permita reconocer al otro como un interlocutor válido; que nos permita mirar al extranjero, al emigrante, al que pertenece a otra cultura como sujeto digno de ser escuchado, considerado y apreciado“, afirmó. En ese sentido, el pontífice advirtió que “la paz será duradera en la medida en que armemos a nuestros hijos con las armas del diálogo, y les enseñemos la buena batalla del encuentro y la negociación”. E incluso opinó que la “cultura del diálogo” se debería incluir “en todos los programas escolares como un eje transversal de las disciplinas”.

Por último, Bergoglio defendió “la búsqueda de nuevos modelos económicos más inclusivos y equitativos, orientados no para unos pocos, sino para el beneficio de la gente y de la sociedad”. “Pasar de una economía que apunta al rédito y al beneficio, basados en la especulación y el préstamo con interés, a una economía social que invierta en las personas creando puestos de trabajo y cualificación”, destacó.

El auditorio en pleno se puso en pie y aplaudió el largo discurso del pontífice al final de su intervención, a pesar de que sus palabras posiblemente no gustaron a muchos. El Premio Internacional Carlo Magno de Aquisgrana se confiere cada año a una personalidad que se distingue por su trabajo a favor de la integración de la Unión Europea. El galardón toma el nombre de Carlo Magno, considerado por sus contemporáneos el “padre de Europa”.

En 2015 el galardonado con dicha distinción fue el presidente del Parlamento europeo Martin Schulz. El Papa Juan Pablo II también fue reconocido con este premio en 2004.

Fuente: El Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: