Deutsche Bank advierte de que la política del BCE amenaza el proyecto europeo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

El Banco Central Europeo ha perdido credibilidad y debe dar marcha atrás en sus medidas de estímulo sin precedentes para prevenir la desintegración del proyecto europeo, según ha advertido Deutsche Bank.

Un duro informe de 12 páginas firmado por David Folkerts-Landau, el economista jefe de Deutsche, instaba a los políticos a abandonar los tipos de interés negativos y las compras masivas de bonos que habían contribuido al “crecimiento de políticas populistas y extremistas” en el continente.

Sus firmes palabras repiten los argumentos de Wolfgang Schauble, el ministro de Finanzas alemán, que ha atribuido el auge del partido anti islamista y contrario a la UE Alternative für Deutschland a la política del BCE.

“La política del BCE amenaza el proyecto europeo en su conjunto en aras de la estabilidad financiera a corto plazo”, escribía Folkerts-Landau, de origen alemán.

“Cuanto más tiempo eluda la política la necesaria catarsis, más contribuirá al crecimiento de ideas políticas populistas o extremistas”.

Folkerts-Landau ha endurecido sus ataques contra el BCE, pese a defender en enero que el Banco Central era la única institución que se interponía ante una nueva crisis de la deuda en el continente.

Su nueva postura parece deberse al cálculo de que la postura del Banco Central en política monetaria había alcanzado ya niveles de relajación peligrosos para la eurozona, ya que se espera que la inflación vuelva a repuntar por encima del 1% el próximo año desde sus mínimos negativos actuales:

Los beneficios de una política ultraflexible están disminuyendo, mientras que la letanía de distorsiones, perversiones y desincentivos crece cada día. Los ahorradores son castigados y los especuladores recompensados. Las malas empresas sobreviven, mientas que las buenas tienen demasiado miedo como para invertir.

Cuanto más tiempo insista el BCE en su política monetaria poco convencional, mayor será el daño causado al proyecto europeo.

Folkerts-Landau señaló que la confianza en el BCE estaba disminuyendo en toda Europa, y que los alemanes han “perdido la fe” en la institución que fue creada para preservar la inviolabilidad de la estabilidad de precios del país.

Citando ejemplos históricos como la decisión del Reichsbank de utilizar 2.000 imprentas, que dio lugar a la hiperinflación de los años 20, o a los fracasos de las políticas de la Reserva Federal de EEUU antes de la Gran Depresión, Folkerts-Landau señaló que los bancos centrales “también pueden perder la cabeza, normalmente siguiendo el dogma de moda”.

También apuntó que los bancos comerciales no habían respondido como se esperaba a las condiciones financieras más favorables, devolviendo dinero a sus accionistas en lugar de aumentar el crédito a la economía real. Pese a sus “buenas intenciones”, la política del BCE había eliminado los incentivos para que los gobiernos de la eurozona modernizasen sus economías aplicando reformas estructurales, añadió Folkerts-Landau.

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha advertido en numerosas ocasiones de que no puede supeditar sus funciones a que otros agentes (es decir, los políticos) cumplan las suyas. Pero el mundo real es como es; ignorar las consecuencias generales de la política monetaria llevó a la última crisis.

Fuente: Expansion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: