La mitad de los españoles quiere una respuesta política al independentismo

  • Un 51,3% se inclina por la negociación, aunque cerca del 40% la rechaza

 

La mitad de los españoles quiere una respuesta política al independentismo

Una mayoría de españoles acepta una negociación política para afrontar las demandas del independentismo catalán. Concretamente, según los datos del barómetro de GAD3 para La Vanguardia, un 51,3% se inclina por una respuesta política negociada a las reclamaciones del independentismo en Catalunya, aunque un 38,4% rechaza esa solución. De hecho, esa mayoría es más frágil de lo que aparenta y sus posiciones concretas quedan muy lejos de satisfacer las aspiraciones del soberanismo catalán.

Para empezar, las correlaciones entre los distintos grupos de votantes reflejan la fuerza que ostentan las posiciones inmovilistas. Por ejemplo, sólo un 32% de los electores del PP acepta una negociación política con el independentismo catalán, mientras que un 54% se opone. Las posiciones están más equilibradas entre los electores de Ciudadanos, pero con mayoría de las actitudes de rechazo: un 49% se opone a la negociación y un 42% la acepta. En el caso del PSOE, se registra una clara división entre los partidarios de negociar (48%) y los contrarios a hacerlo (42%). Y, finalmente, sólo entre los votantes de Podemos son clara mayoría (72%) quienes apuestan por la negociación política, frente a los que la rechazan (21%).

Encuesta respuesta independentista

El recorrido de la hipotética negociación se aprecia cuando se ponen sobre la mesa distintas fórmulas para afrontar el contencioso catalán. Y ahí, por si quedaba alguna duda, el rechazo a autorizar un referéndum sobre la independencia es mayoritario. Más del 53% se opone a permitir la consulta, mientras que menos de un 38% se muestran partidarios de autorizarla. De nuevo, en este capítulo las posiciones por grupos de votantes son muy significativas.

Así, sólo un 10% del electorado popular aceptaría el referéndum catalán, frente a casi un 80% que se opone frontalmente a esa solución. Entre los votantes de Ciudadanos, un 76% también rechaza la consulta y menos de un 20% la aceptaría. Y aunque divididos, los votantes del PSOE se inclinan más por impedir el referéndum (49%), que por autorizarlo (40%). Únicamente entre los electores de Podemos son mayoría los partidarios de autorizar la consulta (67%), frente a un 28% que se muestra en contra.

En cambio, la solución de una “reforma constitucional votada por todos los españoles que permita un nuevo Estatut catalán con delimitación clara de competencias” contaría con un apoyo lo bastante amplio como para tener posibilidades de hacerse realidad. El sondeo de GAD3 refleja que casi un 54% de los ciudadanos aceptarían esta fórmula y sólo un tercio de ellos se opondría. Además, las posiciones a favor son mayoritarias en todos los grupos de votantes, aunque con algunos matices previsibles.

El menor apoyo se registra entre los electores del PP (45% a favor, 40% en contra) o Ciudadanos (54% a favor y 41% en contra). Y, por el contrario, el mayor apoyo se produce entre los votantes del PSOE: más del 64% apuestan por la reforma constitucional y menos del 20% se opone a ella. En este caso, incluso entre los electores de Podemos las resistencias son mayores (un 29%), mientras que los apoyos son similares: 63%.

Eso sí, cuando la propuesta se sitúa en el terreno de la política práctica, el escepticismo es el resultado dominante. En concreto, a la pregunta de si el socialista Pedro Sánchez podría llevar a cabo su prometida reforma de la Constitución en caso de gobernar, la respuesta negativa alcanza a un abrumador 60% de los consultados. Sólo un 28,8% de los ciudadanos cree que Sánchez podría cumplir esa promesa. Y únicamente entre los votantes del PSOE son mayoría (casi el 50%) los que ven factible la reforma constitucional, frente a un tercio que la descartan. En cambio, más del 50% de los electores de C’s y en torno al 70% de los de Podemos o el Partido Popular dudan que un eventual gobierno de Sánchez pudiese culminar la reforma constitucional.

Finalmente, la alternativa que suscita más apoyo en el conjunto de España (aunque también la que quizás queda más lejos de las demandas soberanistas) sería la de negociar un nuevo sistema de financiación con el conjunto de las comunidades autónomas. Esa fórmula multilateral tendría el respaldo de casi el 60% de los consultados y sólo concitaría la oposición de un 27%. Y esa correlación se extendería sin excesivas variaciones entre todos los grupos de votantes.

Concretamente, un 52% de los electores del PP aceptaría esa solución y sólo un tercio de ellos se opondría. El apoyo subiría al 60% entre el electorado del PSOE y rozaría el 70% entre los votantes de Podemos o de Ciudadanos (con la oposición de entre una cuarta y una quinta parte de los electores de Rivera o de Iglesias).

El debate territorial presenta un rasgo común al de otras reformas institucionales de enorme calado: el contrapuesto apoyo que exhiben los distintos tramos de edad. En este caso, esa asimetría se aprecia ante la fórmula del referéndum como solución al contencioso catalán. Ahí los índices de apoyo se acercan al 50% entre los electores de 18 a 44 años, descienden por debajo del 40% entre quienes tienen entre 45 y 64 años y caen al 23% entre los mayores de 65.

Fuente: La Vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: